Piedras :: Crítica en GeoTeatral por Silvina Bernabé

“…y cada tanto una vibración suave del suelo daba la idea de que en algún lugar muy lejos algunos estarían bombardeando mucho a otros.” Los Pichiciegos de Fogwill

27.Julio.2012

Restos, desperdicios, dolor, miedo: en esta obra se trabaja con material residual y en este caso particular esos restos desechables no pueden ser movidos de lugar, es imposible invisibilizarlos. En este enfrentamiento con aquello que no queremos ver, lo oculto sale a la luz sin ningún tipo de máscara. Por otro lado, aquello que ya no está a la vista se imagina, se recuerda, se vive y se re-vive todo el tiempo. En una pequeña cueva bajo tierra estos personajes crean las reglas de su pequeña gran guerra que late allí abajo tanto como en la superficie. Mariana Mazover realiza una versión libre sobre la novela Los Pichiciegos, obra fundamental de nuestra literatura, y a través de su dramaturgia y dirección escénica podemos acercarnos a este universo desde una mirada crítica e inteligente.

Las imágenes de la guerra se filtran por metonimia en una construcción minuciosa del texto escénico. La guerra se visibiliza en los cuerpos, en las voces y en las relaciones entre los personajes. Cada actor aporta una gran sensibilidad para abordar a cada uno de los personajes que se encuentran allí abajo, refugiándose y de alguna manera luchando en el campo de batalla que se instala irremediablemente en cada rincón del escondite. Allí abajo los valores bélicos están trastocados: ya no se trata de eliminar al otro sino de conservar la vida desplegando diversas estrategias para finalmente poder volver, volver al pueblo, relatar una experiencia vivida e imaginada, volver con vida como la medalla más preciada.

Esta obra nos ofrece una visión de la guerra desde las profundidades de una cueva con desertores, desde allí ellos ven que el tiempo pasa y el final se acerca. Van a ser descubiertos, van a morir de una u otra manera y aún así estos personajes construyen un futuro a corto plazo en el día a día de la supervivencia. Desde este estado de cosas cada personaje decide su destino ante la visión de un final inevitable.

El encierro, la monotonía y el temor están logrados en cada momento de la obra, los actores mantienen el nivel de tensión necesaria, mezclada con momentos de absurdo muy bien logrados. La escenografía, realizada por Cecilia Zuvialde, aporta un lenguaje interesante logrando dialogar desde un lugar no-mimético con las imágenes de la guerra y el encierro. En un momento uno de los personajes se pregunta: “¿Dios nos está viendo?” y a partir de allí logramos entender más acerca de lo ridículo de una guerra y también acerca de la deserción y sus consecuencias. Los lugares asignados para lo correcto y lo incorrecto se desdibujan cuando la lucha se concentra en la conservación de la vida en medio de una guerra absurda.

Silvina Bernabé
silvina(a)geoteatral.com.ar

 NOTA: http://www.geoteatral.com.ar/nota/PiedrasDentroDeLaPiedra-Critica
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s